9.8.10


Arte conciente - Entrevista


Hoy deseamos compartir con ustedes una entrevista realizada a Martín L. Prospéri, artista que utiliza la fotografía entre otros tantos medios, para expandir su y la conciencia de todo aquel que desea ponerse en contacto con él....



1) ¿Cómo surgió tu inspiración inicial para acercarte a la fotografía y demás artes relacionadas?

Bueno, siempre me gustó la imagen y la música, puesto que me crié con comics como la Fierro o la Skorpio y eso me influenció a no dejar de garabatear para luego comenzar a dibujar (y de comprar comics). Paralelamente, estudiaba música y ambas cosas tomaron forma más que nada cuando iba a la secundaria (donde quedaron varios de mis dibujos en los bancos, jaja) y siguieron tomando mejor forma a mis 22 años. Luego, a los 23 comencé a utilizar una cámara de rollo automática e hice algunas fotos muy básicas y las escaneaba para retocarlas con el mínimo conocimiento que tenía en Photoshop. En el año 2005 compré una cámara analógica totalmente manual con un lente fijo de 50mm y un teleobjetivo 70-200 creo que era. Saqué varias fotos y todas fuera de foco. Al final supe porqué era! Yo necesitaba anteojos! Jaja. Luego, con la aparición de las digitales más pro que las primeras compactas decidí explorar ese terreno y encontré una Canon 300D, de esas réflex que sólo se veían muy de vez en cuando en algún estudio profesional, y, por el precio no me animaba a comprarla, pero quería mantener la habilidad de manejar la cámara en todas sus formas así que la compré. Luego de experimentar con ella dejé de darle importancia, así que me obligué a utilizarla, puesto que me había costado demasiado dinero y al final, le agarré el gusto. Tanto que estudié, de manera autodidacta, hasta el más mínimo detalle tanto de la fotografía en sí, como del post-procesado y el funcionamiento electrónico de la misma.

2) ¿Qué fuiste descubriendo en el trayecto de estos años a través de este arte tan particular?

Principalmente, a observar mi interior en el exterior. Algo muy complicado cuando la realidad interna difiere mucho de la realidad externa y en consecuencia, nos lastima. Pero gracias a la fotografía aprendí a buscar lo bello, a encontrar la flor entre toda la basura mundana y sin sentido, lo que ya no atraía mi atención, sino, encontrar la flor para fotografiarla. Aprendí a introducirme dentro mío y a observar desde mi interior, a aislarme de lo externo sin dejar de existir en la realidad imperante, a interactuar con ella a mi modo, sin dejar que me afecte negativamente. Luego aprendí que la fotografía definitivamente no es un arte, el arte es uno mismo y la fotografía es sólo un método para plasmar lo que observo.

3) ¿De qué manera fusionás en tus obras, lo artístico con lo conciente y trascendente?

El arte es también un método que sirve para entenderse a sí mismo. Más consciencia tengo de mi mismo, más realista es lo que hago. Y digo 'realista' en términos de la realidad íntima y personal. El arte más particular surge de lo más profundo de nuestro ser; más particular, más profundo hemos viajado hacia adentro tanto nuestro como dentro del objeto retratado. Hay que fusionarse con el objeto, ser el objeto, sentir el objeto, verse reflejado en el objeto, salirse del objeto y entenderse en el objeto simultáneamente. No hay arte si no podemos vernos multiplicados, fusionados e individualizados de manera simultánea con lo que se observa. El arte es y debe ser una extensión de nuestro ser, un reflejo de nuestro interior en el cual debemos observarnos y comprendernos, pues el arte es el resultado de aquello que desconocemos y que reconocemos de nosotros mismos, para lo que hay que ser primeramente, sincero, y vernos tal cual somos, lo que dista muchísimo de lo que creemos ser. Hay que ver muy al fondo del estanque, no sólo el reflejo distorsionado, y de allí, emergerá el arte.

4) De acuerdo a tu experiencia personal ¿Cuál considerás que es el propósito último del arte en sí?

El auto-conocimiento. No hay otra cosa. El arte es el resultado de un largo camino interno que se manifiesta en las obras más perfectas. Sin auto-conocimiento, sólo hay esbozos desesperados y caprichos infantiles infundados en el mero snobismo de querer ser en vez de dejar ser.

5) ¿Qué recomendación deseás darle a aquellas personas que, a través del arte, se encuentran buscando un "idioma superior" para expresar algo a los demás?

Que busquen dentro de sí mismos. El idioma superior no se encuentra fuera, sino dentro y allí está el problema, en que se pierde el tiempo buscando fuera de uno mismo algo que sólo está dentro. Las personas proyectan desde afuera hacia adentro, incorporando ruido y mundanalidad, dificultando el proceso de auto-conocimiento, cuando deberían hacerlo desde adentro hacia afuera, para teñir la realidad común con la propia para darle sentido, pues es allí donde surge la obra de arte. Un buen artista es aquél que viste a la realidad con sus pensamientos y sentimientos, no el que viste sus pensamientos y sentimientos con realidad. Hay que saber adaptarse para percibir la esencia, ser y no ser simultáneamente.

Algunas de sus obras:



"Decepción".



"Callejones"


"El suicidio del dibujo"



"Torre de marfil"


"Alucne"


"Vieja entrada"


"Autopsia urbana"

2 comentarios:

khrissma-Claro de Luna dijo...

FELICITACIONES. Realmente hermoso!!

El arte... la máxima expresión del mundo interior.

Gracias.

Cristina

Om Club dijo...

tengo 44 anos y recien en OCtubre ,quizas,entrare a estudiar CAmara,pero me parece que hace solo 1par de meses en la piojera mi hermano mayor me recomendaba empezar ya